¿Cómo saber si es plata, enchape o baño de plata?

09/03/2022
¿Cómo saber si es plata, enchape o baño de plata?
Los accesorios siempre han sido un ítem para dar el toque final y potenciar un determinado atuendo y es acá donde las joyas juegan un rol fundamental, ya que, con solo un par de aros vistosos, un llamativo collar o pulsera se puede marcar una diferencia y hacernos destacar.
 
Es así como durante los últimos años hemos visto un aumento de las tiendas que se dedican única y exclusivamente a la comercialización de este tipo de productos, más aún con la irrupción de internet y la posibilidad de comprar por internet a todas partes del mundo a sólo un clic de distancia.
 
Pero siempre es importante tener en cuenta que muchas de estas tiendas ofrecen artículos de bisutería, el cual muchas veces tiene un valor más bajo y donde se utiliza una amplia gama de materiales en su confección.
 
En el caso de la bisutería fina, muchas veces estos productos son recubiertos con oro o plata, a fin de darle un valor agregado y lucen similar a un objeto de los metales nobles antes mencionados.
 
Pero ¿Sabías que en el mercado existen productos chapados y bañados en oro y plata?. Así es y el primero de estos surgió a mediados del año 1800 y hasta el día de hoy es ampliamente utilizado en la bisutería, ya que abarata costos, puesto que recubre otros metales no preciosos, haciéndolos lucir como tal y también otorga múltiples beneficios, tales como prevenir la corrosión, mejora la conductividad e incluso protege contra la corrosión.
 
Por su parte el baño de plata consiste en una delgada capa de este metal, el cual recubre la joya en cuestión que en ocasiones es de un material más barato, por lo general níquel, cobre o latón.
 
En palabras simples, tanto el chapado como el baño son muy similares entre sí y a la vista lucen muy similares a la plata 925. Pero ¿dónde está la diferencia entre ambos? Estas dos técnicas básicamente difieren en el grosor de la capa que recubre a la joya.
 
En el caso del baño de plata (u oro) el grosor de estos suele ser de pocas décimas de micras (unidad de medida equivalente a una milésima parte de un milímetro) donde lo usual es 0.1 - 0.2 micras. En tanto el chapado o “enchapado” se caracteriza por poseer una capa más generosa de oro u plata, donde la medida por lo general va desde las 3 y hasta las 5 micras.
Tomando en cuenta lo anterior, una joya chapada tendrá una vida útil más extensa que una pieza que sólo posee un baño.
 
Sin embargo, a diferencia de la plata 925 o 950 que pueden durar para toda la vida sin mayores cuidados, tanto el chapado como el baño a fin de cuentas terminarán deteriorándose y requieren de muchos más cuidados y tratamientos para mantener su aspecto. Un chapado puede durar de 1 a 3 meses o un poco más dependiente del cuidado.
 
Porque recordemos que la plata utilizada en la orfebrería, al estar en contacto con partículas de azufre en el ambiente, cloro, shampoo, perfume, sudor entre otros agentes, genera una reacción química que provoca una fina capa amarilla que a la larga se tornará de color oscuro, dando un aspecto envejecido. Sin embargo con simples limpiezas podrás hacer lucir tus joyas en todo su esplendor.
 
En tanto con el chapado y baño respectivamente, los agentes abrasivos descritos con anterioridad dañan a la larga las joyas y con el paso del tiempo dejan a la vista el material con el que están confeccionadas, lo cual su vez puede causar algún tipo de irritación o alergias en la piel, en caso de contener níquel. En Expojoyas.cl solo encontrarás joyas de plata fina ley 925.




¿Cómo distinguir una joya de plata 925 de una chapada o bañada en plata?

 

Tomando en cuenta lo que hemos explicado anteriormente, en el mercado es posible encontrar una gran variedad de productos que a primera vista parecen ser de plata fina, cuando en realidad están fabricadas de otro material y sólo están bañadas o chapadas en plata.
 
Es más, muchas veces los precios de este último tipo de joyas pueden tener un valor muy similar a las joyas de plata, por lo que puedes gastar dinero demás pensando que se trata de un producto de calidad, cuando no es así.
 
Es por eso que hoy en Expojoyas.cl te ofrecemos un dato rápido y confiable para no caer en este tipo de fraudes. Según hemos ahondado en anteriores publicaciones, en la orfebrería se trabaja con una aleación de plata con un muy bajo porcentaje de otros metales como es el cobre.
 
Pese a esta combinación, las joyas de plata 925 y 950 siguen manteniendo una nula imantación, muy por el contrario a lo que sucede con la bisutería, donde para abaratar costos se trabaja con níquel, latón u otras aleaciones donde predomina el uso de otros metales y donde tras un proceso de bañado, las piezas lucen como una joya de plata fina, pero para salir de dudas sólo necesitas de la ayuda de un imán.
 
Sí, tal como lees, con un simple imán, el cual deberás posar sobre la joya en cuestión. Si esta se adhiere al imán, significa que no se trata de plata 950 y 925, sino de otro tipo de metal.
 
Tomando en cuenta estos antecedentes, es que en Expojoyas te recomendamos invertir en joyas de plata 925 o 950, ya que se trata de piezas realizadas con altos estándares de calidad y donde te irás a la segura con joyas que durarán para toda la vida, ya que se trata de un metal noble y a precios accesibles, tal como puedes ver en nuestro catálogo en www.expojoyas.cl donde los precios comienzan desde los $1.290.
 

Whatsapp